Buscar

¡NOP!: Ovnis y crítica social juntas en lo nuevo de Jordan Peele

Después del éxito de sus anteriores películas, ¡Huye! (2017) y Nosotros (2019), Jordan Peele ha ganado el reconocimiento por parte de la crítica cinematográfica como uno de los autores de cine de horror más relevantes en lo que va del siglo. Usando el lenguaje del terror cómo forma de denuncia social sobre los temores cotidianos de los afroamericanos en el Estados Unidos contemporáneo.

Sí bien su carrera se ha basado en el terror, su más reciente película ¡Nop!, es difícil de categorizar en un solo género. A primera vista podría parecer una película más de invasión de seres de otro mundo pero la maestría de Peele está en las múltiples capas que se ocultan bajo un aparente a simple premisa.

Tras una serie de extraños acontecimientos en el rancho Haywood que desembocan en la muerte del padre de familia, los hermanos OJ (Daniel Kaluuya) y Emerald (Keke Palmer) se dedican a cuidar del lugar y a los caballos que entrenan allí para ser usados en películas de Hollywood mientras deciden, tras un avistamiento extraño en los cielos, capturar (en video) a lo que ellos creen que es el origen los raros eventos en ese valle ubicado en California.

Universal Pictures, 2022

Los protagonistas de esta historia son personas que se dedican al espectáculo en distintos niveles. Uno de ellos es “Jupe” Park, que se dedica a llevar un parque de temática del Oeste y quién décadas atrás protagonizó una serie de comedia familiar qué a pesar de un incidente fatídico no pareció dejar secuelas en él. En el caso de los hermanos Haywood, se encuentran tras bambalinas en un eslabón inferior de la industria: Menospreciados al dedicarse al adiestramiento animales su familia parece tener una relación destacable que se puede remontar al origen mismo del cine.

El personaje de Palmer en un momento revela en medio de un set de filmación en el que fueron contratados sus servicios como ellos son descendientes de una de las primeras personas filmadas, el jinete afroamericano e ignorado por la historia que protagonizó un experimento visual fotografiado por el precursor Eadweard Muybridge.

De la actitud que tiene la industria hacia personas como OJ y Emerald, parte una necesidad de reconocimiento que les podría traer el metraje que demuestre la existencia de ese objeto volador que poco a poco les va generando fascinación a la par que problemas.

La ambientación asfixiante de la película está meticulosamente lograda. Durante numerosas escenas en pantalla se atisba algo raro pasando, detalles inquietantes que pasan desapercibidos pero que van creando en el espectador incomodidad.


Universal Pictures, 2022

Quizá uno de los temas principales de ¡Nop! radique precisamente en el encuentro entre aquello que se esconde tras las nubes y las personas que lo contemplan. En otras películas cuya historia la presencia amenazadora de objetos y seres provenientes de otros mundos puede desencadenar en una respuesta de supervivencia colectiva, en la cinta de Jordan Peele sus personajes no actúan en consecuencia a una situación semejante y todos sus esfuerzos se vuelcan en filmar lo que ocurre, pues el material que logren grabar tiene el potencial de volverse un espectáculo y de ubicar a los Haywood en el mapa sin considerar que ese contacto antinatural y forzado que ocurre a través de las cámaras y las pantallas puede llegar a ser fatal, tanto para el objeto filmado como para quién filma.

¡Nop! dejará pronto las carteleras del país, pero aún tienen oportunidad de verla en algunas salas de cine y dejarse maravillar con una película que hace que devolvamos la mirada al cielo.

66 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo