Buscar

Carta al Cañón del Combeima


Imagen de archivo de IMA Comunicaciones ©®


Las cartas han sido un recurso literario, pero también de vinculación, reclamo, explicación, denuncia, manifestación de un afecto o cierre de una relación. Una carta se le envía a quien se le quiere decir algo o a quien es importante para nosotros.

A propósito del aporte que el cañón del Combeima le hace a la cultura, al ambiente y al turismo ibaguereño, hoy le enviaremos una carta a ese lugar que tanto nos ofrece y al que nunca o muy poco le retribuimos lo que necesita para vivir de una forma sana y cuidadosa.


Apreciado cañón:


Te hablamos desde la comodidad de la ciudad, esperando que estés preparado para un próximo fin de semana arduo, lleno de personas, carros, ruido, mucha comida y con buena disposición para todo aquel que quiera ir a visitarte. De antemano, te agradecemos porque envías viento a Ibagué para refrescar las tardes calurosas que, a veces, son insoportables.


A través tuyo le enviamos un saludo al portentoso Nevado del Tolima, del cual tú eres su camino, su puerta de entrada, el lugar en el que habitaron los adoradores del agua, en cabeza de Dulima, la que cuidó y aún hoy cuida el río Combeima, desde que el maestro Edmundo Faccini la instaló como escultura en el parque de Villarestrepo y muchos la desconocieron por pagana y, según ellos, por satánica, desde ahí ella hace presencia y te cuida. Como también lo hacen los “tesoros” escondidos que dicen que hay en veredas como Pico de oro o El Gallo, por las que muchos guaqueros pasaron excavándote en búsqueda de oro por tu territorio y haciendo de esos relatos un mito acerca de tus riquezas.


Imagen de archivo de IMA Comunicaciones ©®


Cuentas con un valor fundamental con el que puedes hacer maravillas si te lo propones: tus habitantes nativos, que son familias venidas desde la sabana Cundiboyacense y de la zona cafetera, que llegaron en el siglo pasado y que al unirse con los tolimenses generaron en tu espacio a campesinos tranquilos que conectan lo rural y lo urbano con sus cultivos, así no los puedan vender allí mismo y tengan que venir a las plazas del mercado de Ibagué a revenderlos a muy poco dinero; tienes cultivos de frutas, tubérculos y hasta plantas aromáticas en la vereda Cay, productos que salen de tus tierras para alimentarnos.

También queremos decirte que por el paso del río Combeima que te atraviesa y porque fue declarado sujeto de derechos por la ordenanza 051 de 2020 en la Asamblea Departamental, tu valor es incalculable para nuestra ciudad, tu agua es vida y nos permite vivir saludablemente, así los políticos de turno politicen tu entrega, haciendo de eso un negocio más.


En tus veredas como Puerto Perú o Llanitos y corregimientos como Juntas hoy viven personas que se debaten entre la protección ambiental, el cuidado de tus tierras, plantas,animales, y, otros, que ven en ti un lugar de explotación inmobiliaria que cada vez afecta más tus recursos naturales. Al verte así, los artistas que habitan el largo recorrido de tu territorio se expresan pintando sus casas con osos de anteojos o aves que los turistas y expertos avistan en tus montañas, pero que también han sido señalados por intentar cuidar tu piel, tu manto, tus arterias, tus afluentes.


Te cuento que todos los que te hemos visitado y que hemos disfrutado tus paisajes nos preguntamos desde hace varios años para dónde te llevan quienes deciden sobre ti, así hayas sido declarado por Cortolima como una zona de conservación, protección y mitigación, sabiendo que nos regalas la posibilidad de entenderte como un lugar sagrado por tu aporte en naturaleza, agua y aire puro.


Imagen de archivo de IMA Comunicaciones ©®


También porque en tus espacios intercambiamos expresiones culturales, ambientales y artísticas como la música ofrecida por guitarristas y cantantes por la vereda Tres esquinas, el teatro y el arte que habitan en Santa Teresa, pero así mismo sabemos que te has sentido enfermo porque estás sobrepoblado, le han abierto heridas a tus montañas para hacer construcciones que te ponen en riesgo y que, igualmente, ponen en riesgo a tu gente.


Tú, cañón del Combeima, nos has definido como ibaguereños e ibaguereñas, pero nos hemos dado cuenta que el comercio gastronómico que migra de la ciudad hacia ti te está ahogando, de los 329 establecimientos económicos registrados en la Cámara de Comercio el 24 % son restaurantes, cafeterías 2l, 9%, otras actividades asociativas el 14.9 % y bares 9,2 %, junto con la contaminación que dejan en tus calles y espacios verdes las miles de personas que te visitan foráneamente y se van felices, pero te dejan triste, lo mismo que a tus habitantes, quienes no son tenidos en cuenta, en muchas ocasiones, para mostrar o explorar las comidas propias o las prácticas locales, porque todo se trae desde afuera.


Hoy te enviamos esta carta para decirte lo maravilloso que nos hemos sentido estando entre tus montañas, ríos, quebradas, bosques y lugares que han intentado conservar esa esencia natural que te hace único, por esa razón en 2019 entidades como FONTUR, Fondo Nacional del Turismo, te certificó como destino turístico sostenible por la Norma Técnica Sectorial de Turismo Sostenible en el Tolima, aunque allí se construyan relaciones rurales, de lucha por la conservación y pero también otros desde fuera tomen decisiones que te perjudican.


Imagen de archivo de IMA Comunicaciones ©®


Finalmente, queremos dejarte un mensaje porque nos hemos encontrado con personas que están seguras que tú eres un lugar sano para vivir, para crear, para generar procesos artísticos, ambientales y de conservación, que también piensan que hay aspectos que no se deben dejar entrar a tu espacio como la exacerbada contaminación por restaurantes de Ibagué que te avasallan, por el smoke de los carros que no son regulados, por la no apropiación del espacio por parte de la ciudadanía que va a visitarte como si fueras un centro recreacional, por los políticos que invierten en tus carreteras solo porque tienen intereses propios y no por tu salud.


Nos despedimos cañón del Combeima, deseándote que no te vayas a enfermar con tantos malestares sociales, políticos y culturales que te están rodeando.

Te esperamos seguir viendo verde, produciendo aire puro y agua saludable para nuestra región.


Un abrazo.

Atentamente,

Quienes te queremos.

Nota: algunas cifras y referencias fueron tomadas del “Diagnóstico y caracterización del potencial artístico, cultural, creativo y gastronómico del cañón del Combeima y la factibilidad de su implementación como zona vic”, realizado por el CERE, Centro de Estudios Regionales de la Universidad del Tolima en 2021.


68 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo